hiperhidrosis

El sudor es un mecanismo fisiológico con el que cuenta el organismo para eliminar el calor. Se estima que una persona puede secretar hasta 2 litros de sudor al día en verano dependiendo del ejercicio que haya hecho, el clima y las situaciones estresantes a las que haya estado sometida.

¿Qué es la hiperhidrosis o sudoración excesiva?

Algunas personas sudan de una forma excesiva sin parar aunque no haga calor, sin hacer ejercicio o incluso si esta haciendo frío. Esta disfunción se conoce como hiperhidrosis (nombre médico de la sudoración excesiva) y  se manifiesta con un exceso continuo de sudoración superior al normal, sin que exista una causa aparente que lo justifique.

En estas personas se produce una respuesta corporal incontrolada con algunos estímulos habituales tales como las emociones, el calor y la ansiedad, que les incrementan de forma desmedida la sudoración. Curiosamente durante el sueño, desaparece por completo.

La causa fundamental de la hiperhidrosis es desconocida, aunque se cree que la sudoración en exceso se debe a una sobreactividad del sistema nervioso simpático, compuesto por nervios sobre los cuales no hay control voluntario y que responden a estímulos emocionales.

Se estima que el 1% de la población padece hiperhidrosis y afecta de igual manera a hombres y mujeres. Hasta el 40% de los afectados tiene otro miembro de la familia con la misma afectación, por lo que es una enfermedad hereditaria.

¿Dónde se localiza la sudoración excesiva?

Según las regiones afectadas por exceso de transpiración, puede haber de más a menos frecuente: sudoración axilar en las axilas, la más frecuente, sudoración palmar de las manos, sudoración plantar de los pies y sudoración facial en la frente y cara. Esta última se asocia a veces al rubor facial que consiste en el enrojecimiento del rostro. La sintomatología predominante es el sudor y humedad que en los pies y las manos se acompaña con frialdad de las mismas. En algunas personas se puede dar en más de una zona.

En casos aislados se da en espalda y pecho, siendo esto último consecuencia a veces de intervenciones quirúrgicas para eliminar la hiperhidrosis (sudoración compensatoria).

Exceso de sudor en axilas

Es la más frecuente y se potencia especialmente en primavera y verano.

En estos casos de hiperhidrosis axilar, el exceso de sudor provoca manchas y grandes cercos en la ropa haciéndose visibles en gran medida por lo que el que la sufre debe cambiarse de camisa varias veces, siempre vestir de oscuro para disimular las manchas, inseguridad del olor corporal, etc.

Exceso de sudor en manos

Cuando el exceso de sudor se localiza en manos predomina la disminución del rendimiento profesional y laboral. El que sufre hiperhidrosis en manos tiene dificultad de relacionarse al no sentirse cómodos en el saludo, y además el problema trasciende a nivel laboral ya que no pueden tocar los objetos sin mojarlos, la tinta se extiende, los metales se oxidan, el teclado de los ordenadores se estropea, etc.

Exceso de sudor en pies

El sudor excesivo se va acumulando en los pies, que  al permanecer encerrados la mayor parte del día provoca que la piel se vaya poniendo rosada o azulada Cuando no se trata. Con el tiempo pueden aparecer complicaciones locales en forma de ampollas, bromidrosis (olor corporal exagerado), infecciones,  perniosis (sabañones)… En los casos graves de hiperhidrosis, la piel, puede estar macerada, fisurada y descamarse.

¿Cómo afecta al paciente que la sufre?

Este exceso de sudoración continuo causa inseguridad y problemas importantes en la vida de las personas que lo sufren. Aunque puede parecer un problema leve, la hiperhidrosis es una alteración que condiciona negativamente el estado psíquico de la persona que lo sufre y que dificulta sus relaciones sociales tanto como su trabajo profesional.

Todo ello suele generar un inconveniente social a estos pacientes que a menudo se sienten retraidos en sus relaciones habituales, y que acaba provocándoles una disminución de la autoestima.

¿Cuál es el mejor tratamiento para eliminar el sudor?

Se trata de un tratamiento local que produce una relajación del músculo liso de la glándula, que deja de producir sudor, siendo en la actualidad el mejor tratamiento contra el exceso de sudor.

Con este simple tratamiento, en 20 minutos conseguirás eliminar el sudor de axilas. Esta técnica rápida y eficaz es indolora y se realiza en la consulta de forma ambulatoria. El tratamiento no requiere baja laboral y, una vez finalizado, el paciente puede incorporarse con total normalidad a su vida cotidiana. En el caso de la infiltración en las palmas de las manos, se recomienda no conducir el día del tratamiento y tener precaución al utilizar instrumentos que impliquen hacer fuerza con las manos, ya que la capacidad de apretar disminuye levemente durante unos días.

El resultado se observa de forma progresiva a los pocos días de su aplicación y su duración es de entre unos meses y tres años. Se recomienda un mantenimiento anual, aunque existe la posibilidad de que en algunos pacientes la eliminación del exceso de sudoración sea definitiva.

¿Cómo se aplica el tratamiento para eliminar el sudor?

Previamente se extiende por la zona a tratar, una crema anestésica para que las aplicaciones causen la menor molestia posible. A continuación, y con una separación de 1cm, se aplican las microinyecciones en toda la zona de hipersudoración. El tiempo que tarda en aplicarse el tratamiento es de 10 minutos en axilas.

¿Cuánto dura el efecto?

El efecto empieza entre el 2º y  4º día y la sudoración desaparece por completo en una semana. La duración media del efecto inhibitorio de la sudoración es de 6 a 9 meses, y generalmente con cada aplicación se alarga este plazo. Se recomienda un mantenimiento anual, aunque existe la posibilidad de que en algunos pacientes la eliminación del exceso de sudoración sea definitiva de forma natural.

 ¿Qué cuidados diarios necesita el tratamiento?

Después del tratamiento puedes hacer vida normal, pudiendo incorporarte a tus actividades habituales.

¿Qué efectos secundarios puede tener?

Los posibles efectos secundarios son inflamación, molestias locales o pequeños hematomas en la zona de aplicación de la microinyección. Debe ser aplicado por un médico experto, no siendo apto para mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia, ni para personas con enfermedades neuronales.

Si desea más información o reservar su cita, puede solicitarla haciendo clic aquí.