micro-capilar

El microinjerto capilar, o también llamado microtrasplante folicular, consiste en trasplantar el cabello de las zonas en donde el cabello se mantiene siempre, como en la nuca o ambos lados de la cabeza, a zonas en las cuales la genética no actúa, es decir, a zonas con escasez o falta de pelo afectadas por la alopecia.

La técnica

La técnica consiste en una microcirugía efectuada por un especialista (Cirujano Cosmético), en la cual se toman folículos de pelo mediante una mínima incisión realizando pequeñas secciones en el cuero cabelludo las cuales se dividen en unidades foliculares de 1, 2 o 3 cabellos, constituidas por papila dérmica, folículo, glándula y grasa subcutánea, para después insertarlos con pinzas de microcirugía en la zona de tratamiento, que ha sido previamente anestesiada, la distribución de las unidades foliculares seguirán una primera fila con injertos de 1 o 2 cabellos y poco a poco se van añadiendo injertos más densos tanto en las zonas alopécicas como en las zonas más cercanas, para así proporcionar un resultado natural.

Postoperatorio

El cuerpo reconoce el microinjerto como propio al realizarse con su mismo cabello por lo que no surgen problemas de rechazo. Las cicatrices son imperceptibles, las incisiones necesarias para colocar un microinjerto son mínimas, se forma una minúscula costra parecida a las producidas en un afeitado, enseguida el cuerpo reconoce el injerto como suyo propio produciendo la circulación vascular para alimentar al injerto ayudando a que este sobreviva. Los primeros días se debe utilizar un champú antiséptico, y evitar hacer ejercicio físico.

Tomar el sol o el uso de saunas, pasada una semana después de la intervención se retiran los puntos de la zona donante.

Resultados

Al trasplantar la unidad folicular este cabello se mantendrá fuerte y sano tal y como estaba en la zona de origen. Este cabello esta genéticamente programado para no caer, al cabo de un tiempo proporcionará una nueva cabellera permanente. Después de un periodo de adaptación de entre tres y cinco meses los folículos comenzarán su crecimiento, pueden crecer hasta un centímetro por mes, los resultados estéticos se pueden ver a partir de los doce meses cuando los cabellos injertados han adquirido mayor consistencia y grosor.

Casos prácticos

casos2

casos3

Si desea más información o reservar su cita, puede solicitarla haciendo clic aquí.