perdida

Tratar problemas de obesidad por medio de un plan adecuado a las necesidades de cada paciente permite ofrecer un tratamiento efectivo, completo y con resultados duraderos.

Y porque nunca es tarde para modificar tus hábitos alimenticios, a continuación te brindamos la información necesaria para saber si tu peso es el adecuado.

La Obesidad es una enfermedad crónica y se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo. La grasa corporal se encuentra distribuida en múltiples depósitos corporales, tanto en forma superficial como ocurre en la zona glútea y en forma profunda, como la existente entre las vísceras. Cuando las reservas de grasa se acumulan en exceso, confieren distintos riesgos. Especialmente la acumulación excesiva de grasa, a nivel abdominal de localización profunda, que se asocia a enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial y diabetes, entre otras.

Tipos de obesidad

Se clasifica, según su origen en los siguientes tipos:

1. Obesidad exógena

Producida por una alimentación excesiva, ya que es fácil consumir exceso de grasas con poco volumen de comida, porque cada gramo de grasa consumido equivale a nueve (9) calorías. Además la grasa ingresa y se deposita en las células adiposas con facilidad, cada caloría extra ingerida, se convierte en una caloría de grasa acumulada

2. Obesidad endógena

La que tiene por causa alteraciones metabólicas. Dentro de la obesidad se pueden distinguir dos tipos: androide o central y ginoide o glúteo femoral.

En la obesidad central, la grasa se acumula en la zona abdominal y es éste tipo de obesidad la que trae apareado mayores riesgos para la salud debido a que el tejido adiposo de esta zona del cuerpo es más activa y por lo tanto puede ser causante de más enfermedades metabólicas.

La obesidad ginoide se presenta mayormente en las mujeres y concentra la grasa en caderas y muslos, es una grasa menos activa y por ello, más difícil de remover, pero al mismo tiempo, menos peligrosa para la salud.

Valoración del estado nutricional (VEN)

Consiste en una serie de prácticas realizadas, en el consultorio, para determinar el estado nutricional de cada individuo e incluye:
1. Anamnesis alimentaria, que comprende un dialogo entre medico y paciente, para conocer cantidad y calidad de ingestas, promedio de calorías consumidas diariamente, sus hábitos alimentarios, costumbres familiares, etc.
2. Examen físico con mediciones antropométricas, tales como: talla, peso, IMC, pliegues cutáneos, perímetros de cintura, cadera, muslos, etc.
3. Estudios complementarios, según la necesidad de cada individuo.
4. El abordaje y tratamiento de las características psicológicas es de fundamental importancia, pues de lo contrario el paciente no es capaz de comprometerse adecuadamente con el tratamiento y en general tiene mayor dificultad para bajar de peso y/o mantenerlo.

Índice de masa corporal (IMC)

El índice de masa corporal es un método simple y ampliamente usado para estimar la proporción de grasa corporal. Este es calculado dividiendo el peso del sujeto (en kilogramos) por el cuadrado de su altura (en metros), por lo tanto es expresado en Kg. / m².
La actual definición comúnmente en uso establece los siguientes valores

IMC menor de 18,5 esta por debajo del peso normal
IMC de 18.5 a 20 corresponde a un peso insuficiente
IMC de 20 a 26,4 corresponde a peso normal
IMC de 26,4 a 30 corresponde a sobrepeso
IMC de 30 a 35 corresponde a obesidad grado 1
IMC de 35 a 40 corresponde a obesidad grado 2
IMC mayor a 40 corresponde a obesidad grado 3 u obesidad mórbida.

Circunferencia de cintura

El IMC no tiene en cuenta las diferencias entre los tejidos adiposo y tejido magro tampoco distingue entre las diferentes formas de adiposidad, por eso es importante tomar la circunferencia de cintura que va mas alla de los fines estéticos, ya que es un indicador de enfermedad cardiovascular.

Dentro de la obesidad se pueden distinguir dos tipos: androide o central y ginoide o glúteo femoral. En la obesidad central, la grasa se acumula en la zona abdominal y es éste tipo de obesidad la que trae apareado mayores riesgos para la salud debido a que el tejido adiposo de esta zona del cuerpo es más activa y por lo tanto puede ser causante de más enfermedades metabólicas.

La obesidad ginoide se presenta mayormente en las mujeres y concentra la grasa en caderas y muslos, es una grasa menos activa y por ello, más difícil de remover, pero al mismo tiempo, menos peligrosa para la salud.

Dadas estas diferencias según la ubicación de la grasa en el organismo, la circunferencia de la cintura indica la concentración de grasa en la zona abdominal y por lo tanto, es un buen dato a la hora de conocer nuestra salud cardiovascular.

Para medir la circunferencia de la cintura se utiliza una cinta métrica flexible que se extiende alrededor de la cintura pasando por encima del ombligo. Según los datos obtenidos y el sexo de la persona evaluada, los resultados serán:

Circunferencia en mujeres:

• De 82 cm a 88 cm: Riesgo aumentado
• Más de 88 cm: Riesgo muy aumentado

Circunferencia en hombres:

• De 94 cm a 102 cm: Riesgo aumentado
• Más de 102 cm: Riego muy aumentado

Entendiendo, los párrafos anteriormente descritos, estamos en condiciones de comprender el impacto de la obesidad en cada individuo. Por un lado, debemos considerar la acumulación de tejido adiposo a nivel profundo, es decir grasa distribuida entre los órganos internos del cuerpo y en segundo lugar, la acumulación superficial, no menos importante como un factor estético, considerando los conocidos “rollitos”, la papada, la celulitis, etc.

Contamos con un plan alimentario individualizado según gustos y costumbres, para que el acto de comer sea placentero y nutritivo.

Esquema de actividad física acorde a las posibilidades y gustos personales
Control médico para disminuir progresivamente de peso
eliminando la grasa que tapiza el corazón, riñones , hígado y de esta manera mejorar la glucemia, los lípidos, la esteatosis hepática, y principalmente los eventos cardíacos.

Simultáneamente, te proponemos ir modelando tu cuerpo, según tus necesidades y lo optimo para tu cuerpo, lo cual consensuaremos durante los primeros encuentros, porque nuestro lema es lograr un “equilibrio entre salud y belleza”, trabajamos para que poseas un cuerpo cómodo y sano con una calidad de vida adecuada.

Las dietas proteinadas

Principios de la dieta proteica

El principio básico consiste por una parte en aumentar el porcentaje de proteínas y por otra disminuir la tasa de hidratos de carbono (glúcidos) y de grasas (lípidos).

El aporte exclusivo de proteínas en forma de diferentes preparados. junto con la restricción casi total de azúcares y de grasas conlleva una cetogénesis y una neoglucogénesis, produciendo cuerpos cetónicos.

Suprimiendo glúcidos y lípidos creamos una carencia energética que produce:Inhibición de la formación de grasas (lipogénesis) y la estimulación del consumo de grasas (lipólisis).

Ventajas de la dieta proteica

  • Perdida de peso rápida = pérdida de volumen.
  • Pérdida casi exclusiva de grasas y protección de la masa muscular.
  • Sin efecto rebote gracias a la reeducación alimentaria.
  • Ausencia de hambre por el efecto anorexígeno de los cuerpos cetónicos.
  • Sensación de bienestar (por el efecto psicoestimulante de los cuerpos cetónicos)
  • Protección de la tonicidad de la piel y menor flacidez al mantener la masa muscular.
  • Facilidad de uso por el paciente. Es muy sencillo seguir la dieta.
  • Seguridad (método exclusivamente médico, análisis pre-dieta, complementación con Vitaminas y complementos nutricionales) bajo control médico.

Hay que recordar que esta dieta debe hacerse siempre bajo estricto control médico en un centro autorizado.

No es difícil entender que todos los que estamos aquí es por un motivo fundamental. La búsqueda del bienestar tanto físico como emocional que supone tener el peso adecuado.

Para ello, largos años de estudios e investigación clínica, han dado lugar a varias teorías sobre la dieta más eficaz para perder peso de un modo rápido y saludable.

De este modo, la dieta hiperproteica es el resultado de la combinación de productos altos en proteínas y bajos en hidratos de carbono, por un lado, y de la voluntad de seguimiento de un protocolo, que es tan o más importante que la propia composición de los productos.

Todo esto combinado, produce un aumento del metabolismo de las grasas, debido a que el cuerpo las usará como energía al faltarle su “combustible” principal, que son los hidratos de carbono, perdiendo así peso y masa grasa.

Por otro lado, el protocolo nos ayudará a aumentar el metabolismo por dos vías distintas. Primeramente, el cuerpo consume más energía para metabolizar las proteínas que los hidratos, con lo que al consumir más proteínas, el gasto energético será mayor.

Por otro lado, el hecho de mantener la actividad digestiva más activa debido la mayor frecuencia de comidas, hará que el cuerpo consuma energía de manera constante y que aproveche mejor los nutrientes sin acumular nada que no sea necesario.

Al final, el objetivo estará cumplido, cuando hayamos aprendido a comer correctamente, lo que nos dará una vida muy saludable tanto física como emocionalmente.

Si desea más información o reservar su cita, puede solicitarla haciendo clic aquí.